Lo que hace a un gran padre

Ser padre no es una tarea para nada sencilla, pero con el paso del tiempo uno, como padre, va adquiriendo aprendizaje y creciendo junto con su hijo o sus hijos. El gran problema es que nadie nace sabiendo cómo actuar en ciertas situaciones y mucho menos cómo ser un padre.

rdn_4ea7537c719b1

Sin duda es una de las tareas más difíciles de todas, pero sin duda es el mejor trabajo que uno puede tener, sentir tanto amor hacia otra persona que lleva tu misma sangre o no, es simplemente maravilloso. Además de toda la experiencia que conlleva este arduo, pero espectacular trabajo para la vida de uno mismo, la cual transmitiremos a nuestros hijos, en el momento adecuado.

Comienzo de la paternidad

1216_2-padre-y-bebe-L

Es el momento más difícil, el comienzo. La larga espera para la ansiosa llegada de tu hijo, la cual estuvo repleta de preguntas, ¿Cómo sé que le enseño lo correcto?, ¿Cómo evitar que no se enferme, sin “mimarlo” mucho? Y cientos de preguntas más.

Es el momento de poner a prueba todos esos consejos de nuestros padres, amigos y psicólogos que hemos recolectado durante esta larga espera, ansiosos, y al mismo tiempo, nerviosos de los distintos resultados.

La sobre protección es uno de los principales y más comunes problemas a la hora de tener un hijo, y sobre todo si es el primero. Todo padre quiere cuidar y proteger a su hijo, pero todo al extremo es malo para ambos. Ya sea en términos de salud como de aprendizaje, es bueno un poco de “libertad” en este sentido, ya que se ha demostrado que la sobre protección, en la paternidad, puede generar algunos inconvenientes futuros en nuestros hijos, como por ejemplo la larga dependencia del hijo para con los padres, la vulnerabilidad de enfermedades debido al excesivo cuidado, obtener resultados completamente distintos a los esperados, entre muchos más.

Por esta razón es muy importante siempre estar precavido e informado, consultar al médico siempre que sea necesario o a un experto en el tema. Pero siempre manteniendo un control lógico y no tan abrupto a provoque estas consecuencias futuras.

Cómo cuidar de los jovenes

padre-hijo-abrazo-adolescente

Una vez superada la prueba de fuego, ya estamos a ritmo con ciertas cuestiones pero para sorpresa nuestra, nuevos problemas surgirán, al igual de nuevas decisiones.

Esta edad es una edad muy movida, con mucha energía, por parte de los chicos, la cual es crucial acompañar. Están en plena edad para conocer el mundo que los rodea, todo les llama la atención y todo lo quieren tocar. Al igual que una mascota nueva, cada rincón de la casa les parece un mundo nuevo por conocer.

Momento ideal para jugar con tu hijo, comparte tiempo con el/ella, dibuja, pinta, lee, corre, has todo con el/ella, haz que se sientan acompañados en todo momento y comenzaran a sembrar confianza en vos como padre, una muy valiosa confianza crucial para más adelante.

La etapa más movida, la adolescencia

adolescente_escuchar

Es un punto un tanto complicado hay que reconocer, comienzo y fin del desarrollo corporal, las hormonas, el acné, el colegio, salidas a boliches, el alcohol, son muchas cosas en las que pensar.

Pleno momento en que debemos confiar en ellos, esto es sumamente importante, una persona no necesita que le estén diciendo cada cinco minutos: “no hagas esto, no hagas lo otro”, los adolescentes suelen hacer exactamente lo contrario de lo que le pedimos, debido a un estado de “rebeldía”, es decir que están en una etapa que saben que son independientes y que tienen una vida por delante, pero quieren recórrela a su manera y está bien.

Pero esto no implica desaparecer del mapa, sino estar un tanto apartado, permitir que respiren y se relajen solos, ayudar cuando lo necesiten y apoyarlos en todo momento. Esto construirá una fuerte confianza entre ustedes, el vínculo padre e hijo será sumamente valioso para ambos y además sus hijos los respetaran tanto que en el momento que tomen una mala decisión y vean a sus padres decepcionados, automáticamente ellos mismo aprenderán que estuvo mal y lo arreglaran, sin discusiones o peleas.

Conclusión de la historia

cine-la-habitacion-del-hijo

En resumidas palabras, un padre tiene el trabajo y el deber de construir un fuerte vínculo entre él y su hijo o hijos, ya que no depende de ellos, sino del padre y la herramienta fundamental es la confianza, una vez que hayas conseguido la confianza de tu hijo, permíteme decirlo pero haz hecho un buen trabajo.

Para que se entienda mejor, el día que venga tu hijo y te cuente cosas personales profundas de el o ella, y te pida consejos, es porque creaste un modelo seguro y fuerte como padre, lo que realmente hace  a un buen padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*